jueves, 6 de enero de 2011

El perdón aligeró mi carga

El perdón permite a un hombre sobrevivir a la devastación de perder a su esposa y varios hijos en un accidente de auto, y permite que el conductor que causó el accidente reconstruya su propia vida.

miércoles, 6 de enero de 2010

Manual de Estudio 2010 - 2011

El manual Principios del Evangelio contiene esquemas de estudio y enseñanza para la instrucción y capacitación del Evangelio de manera individual, formal y en familia. En este libro se proporciona una perspectiva general de los principios del Evangelio, éste se revisó en 2009 y se utiliza para el estudio individual y para la clase de Principios del Evangelio durante la Escuela Dominical. En 2010 y 2011 se utilizará para la enseñanza del Sacerdocio de Melquisedec y de la Sociedad de Socorro durante el segundo y tercer domingos de cada mes.

Puedes descargarlo en Formato pdf

viernes, 25 de septiembre de 2009

El buen ánimo

"El buen ánimo es un estado mental o emocional que promueve la felicidad o el gozo. Las personas de buen ánimo mitigan el dolor de los demás así como el que las abruma a ellas mismas. Ninguno de nosotros se verá libre de la tragedia y el sufrimiento, y cada uno reaccionará en forma diferente. No obstante, si recordamos la promesa del Señor que dice "yo, el Señor, estoy con vosotros", enfrentaremos nuestras aflicciones con dignidad y valor; encontraremos la fortaleza para tener buen ánimo en lugar de estar resentidos, criticar o darnos por vencido; podremos encarar los sucesos desagradables de la vida con una visión clara y con un espíritu fuerte. Los frutos del buen ánimo están dentro de nosotros, junto a nuestra resolución, prioridades y deseos; jamás procederán del exterior, no se pueden comprar ni robar, y son invalorables."
(Élder Marvin J. Ashton, Liahona julio 1986, págs. 59, 60)

lunes, 14 de septiembre de 2009

Pruebas - Cómo superarlas

"Al igual que en el caso de Abraham de antaño, se pondrá a prueba nuestra fe. Padeceremos enfermedades, dolores, muerte y tragedias; eso es inevitable y es la razón más importante por la que escogimos participar en esta etapa terrenal. Pero podemos vencer esas dificultades y tribulaciones si recurrimos a los dones celestiales que nos ayudarán a verlas por lo que realmente son. Y a medida que las superemos, nos acercaremos más a nuestro Padre Celestial; sentiremos Su amor, adquiriremos Su conocimiento y Su verdad; podremos superar la prueba y perdurar hasta el fin. De lo que sí debemos preocuparnos es de aquello que no podemos reconocer, o sea la sustitución de la guía inspirada de Dios por la voluntad del hombre. No nos alejemos del camino recto guiados por los engaños de los hombres y moldeemos nuestra vida con los principios del evangelio y con el Espíritu de Dios. "
(Obispo Richard C. Edgley, Liahona julio 1993, pág. 13)

sábado, 22 de agosto de 2009

Fe en Jesucristo

“Sólo la fe en el Señor Jesucristo y en Su expiación puede brindarnos paz, esperanza y comprensión.”
(Élder Robert D. Hales, Liahona noviembre 2004, pág. 70)